¡Ya estamos de vuelta!

Termina un bonito verano y volvemos a la carga. Después de mucho pensarlo, he decidido darle otro aire al blog y he renovado el diseño, que me parece mucho más acorde con su estilo.

Os recuerdo que sigo al pie del cañon, mostrando, en la medida de mis posibilidades, técnicas, pasos, trucos, herramientas y todo aquello que me parezca de interés para aquellas empresas, profesionales y particulares que se inician en este apasionante y completo mundo del social media.

Si quieres colaborar en el blog, hacer cualquier pregunta, intercambiar enlaces o criticar, estoy a la escucha. ¡Saludos infinitos!

Anuncios

10 razones por las que falló la estrategia de marketing de mi hotel

Fuente: Tourism Revolution BlogHace ya algún tiempo, encargaron a la empresa para la que trabajaba lanzar una campaña de marketing para un Hotel Rural situado en la Costa de Huelva. Hoy leo que lamentablemente el hotel ha cerrado sus puertas para siempre. Las razones específicas, las desconozco; pero si tengo claro que la campaña que iniciamos, obviamente, no tuvo el éxito esperado.

Por eso, me gustaría analizar públicamente las razones que creo llevaron al fracaso de la campaña, para que cualquiera que se encuentre en una situación similar, pueda aprender de los errores cometidos y salvar su negocio, o mejor dicho, garantizar el éxito de una estrategia de marketing (que puede que el hotel cerrara por otras razones).

  1. El Diseño Web debe estar en consonancia con el SEO. La web fue diseñada por otra empresa, y posteriormente, se nos encargó realizar el posicionamiento en buscadores de la web. Era muy complicado hacer ver a una empresa que ya había terminado (y cobrado) su trabajo de diseño (no nos dieron acceso a la web) que había que modificar muchas cosas (la web estaba en flash, sólo existían imágenes y poco contenido, los títulos y los textos no estaban preparados para el SEO, etc).
  2. Debe existir feedback constante por parte de la empresa. La empresa debe designar un responsable de comunicación para las acciones de marketing. En el caso del hotel, “todo debía ser aprobado por todos” y la comunicación era poco fluida y muy lenta. Las peticiones de información y documentación por nuestra parte tardaban mucho tiempo en ser atendidas.
  3. Conoce bien tu empresa. La empresa aseguraba que su hotel era de alto lujo, pero sus usuarios eran personas relacionadas con el mundo natural, el ecoturismo, senderistas, deportistas, etc.
  4. No tengas un perfil en redes sociales si no vas a participar en ellas. Creamos perfiles en Redes Sociales y ocupamos el puesto del Community Manager, pero estaba totalmente desatendido por parte de la empresa. De hecho, a día de hoy, ni siquiera ha visto su perfil en las redes.
  5. Hay que dar importancia al cliente. No eran precisamente pocas las personas que realizaban comentarios en las redes sociales y la web, preguntando por precios, disponibilidad, qué se podía visitar, etc. Jamás recibieron información por parte de la empresa.
  6. Se debe invertir en Redes Sociales. Propusimos a la empresa la creación de un concurso o un sorteo para sus usuarios de redes, en el que se regalara una noche en el hotel o una cena para dos en el mismo, pero la empresa no estaba dispuesta a regalar nada.
  7. No te obsesiones con los números. No puedes culpar a una empresa del fracaso de una campaña de marketing sólo por los números. El trabajo debe ser constante y si se hace bien, los números subirán. Pero no pretendas lograr un aumento de reservas en el hotel con el primer mes de campaña.
  8. El éxito no sólo depende del marketing. El hotel creó la campaña como tabla de salvación ante los malos resultados de varios meses. Esperaba un milagro sin querer modificar aspectos importantes de su producto.
  9. Miedo a compartir e interactuar. Cuando propusimos enlazar la web con empresas cercanas que ofrecían servicios adicionales (rutas a caballo, en bicicleta, recolección de setas, museos, etc) se negaron. Me gustaría dar una explicación, pero aún no sé la razón (no eran competencia, eran productos muy distintos, etc).
  10. Define bien tu público objetivo. La empresa desconocía cuál era su cliente potencial porque nunca quiso realizar un cuestionario o mirar sus archivos. A ojo, decía que eran parejas extranjeras (pero no quería pagar por preparar la web en distintos idiomas), pero notamos una alta presencia de grupos de fotógrafos, ornitólogos, etc. El descuento a grupos estaba descartado.

A grandes rasgos, esos fueron los principales problemas que llevaron al fracaso nuestra campaña de marketing. El hotel era encantador, situado en un paraje natural privilegiado, con unos buenos precios y un restaurante con cocina y productos de gran calidad. Lástima.

¿Qué debe tener mi empresa: una web, un blog o un perfil en Redes Sociales?

Indudablemente, las tres. Esto le permite aprovechar el potencial de cada una por separado y difundir mucho mejor sus productos y servicios abarcando más mercado. Pero las tres si (y solo si) van a ser elementos activos en su estrategia en Internet. Hay que reconocer que el trabajo bien hecho requiere una dosis de esfuerzo, coste y tiempo, porque supone generar contenidos, interactuar con el cliente, disponer de un diseño profesional, analizar resultados, trabajar el SEO, contratar a un Community Manager,  gestionar las críticas, etc.

Si le parece un trabajo o un coste excesivo, puede centrar sus esfuerzos en una opción y con el tiempo ampliar influencias (eso sí, no se librará de algunas tareas antes mencionadas). Lo que digo siempre, es mejor hacer una cosa bien, que tres mal.

No obstante, ¿por cuál me decanto? Para ello y a grandes rasgos, doy algunas características que permitirán definir qué opción es mejor para el éxito de su empresa en Internet, con algunas puntualizaciones sobre los problemas en la administración de una opción u otra.

Página Web

Tiene una orientación más informativa y emite imagen de profesionalidad. El mensaje puede ser todo lo extenso que se desee y se puede hacer publicidad de sus productos y servicios claramente sin ser pesado. Debe ser eminentemente aséptica, con los que sus usuarios no encontrarán claramente rasgos de personalidad. Si es estática, una tarjeta de visita en papel cumple casi la misma función, y si es dinámica, necesita unos mínimos conocimientos de informática para gestionarla, además de generar contenidos de calidad. Si no contrata un SEO, tendrá dificultades para obtener visibilidad. Debe tener un diseño profesional y ajustado a su imagen de marca.

Se aconseja esta opción para: Empresas con tienda online y organismos oficiales.

Blog

Un blog tiene la facilidad de convertirte en un experto en tu temática y en él puedes mostrar cómo eres realmente. Es  fácil crearlo sin experiencia ni costes (existen muchas plataformas gratuitas) y los contenidos se expanden con facilidad si son de calidad. Sin embargo, no es 100% personalizable y requiere hábito de escritura (los errores gramaticales y/u ortográficos no están permitidos).

Se aconseja esta opción para: Empresas relacionadas con el turismo, estética y la salud, enología, y Freelances.

Perfil en Redes Sociales

Una página de empresa en una red social ayuda a la empresa a conversar con sus usuarios en tiempo real, no se habla con tecnicismos. Su efecto viral hará que tu empresa se muestre de forma exponencial por toda la red social. Debes tener facilidad para socializar y colocar sólo publicidad de tu negocio te traerá detractores. Debes saber cómo gestionar las críticas y cómo mejorar tu imagen de marca o no obtendrás buenos resultados. Requiere una comunicación constante y puedes tener información actualizada acerca de temas de interés, además permiten acudir a eventos, participar en actos y conferencias. El usuario espera una respuesta rápida a sus preguntas. El ruido que se genera dentro de las redes puede ser excesivo por lo que es muy difícil mantener a un público fiel. Pese a la creencia popular, una empresa no sabe gestionar su marca en Redes Sociales sin un Community Manager, así que se debería contratar uno (no es tan caro y hay múltiples opciones).

Se aconseja esta opción para: Empresas de formación, Hoteles, Abogados, grupos religiosos,  etc.

Aunque he dado algunos casos de ejemplo para cada opción, creo que es bastante relativo. Cada empresa tiene sus propias características y es necesario conocer su individualidad antes de elegir una opción.

Espero haber arrojado un poco de luz (aunque sea a grandes rasgos) en la decisión de si una empresa debe crear una web, un blog o un perfil en una red social. Lo importante, de todos modos, es ¡¡¡lanzarse!!! ¿Qué opinas?

Elementos que debe tener una web corporativa

Esta semana nos hemos encontrado con la noticia de que el 41% de las empresas españolas no tiene web corporativa. Después del susto inicial comencé a pensar que del  59% restante habría que desterrar algunas que seguramente estarán desactualizadas u obsoletas por cualquier motivo (diseño, arquitectura de la información, contenidos, etc), con lo que el número aumentaría hasta más del 50% casi con total seguridad.

No estoy en contra de las webs que son meras tarjetas de visitas en Internet, pero creo que la Red ofrece mucho más que eso y hay que aprovechar el potencial que nos brinda (la posibilidad de interactuar con nuestro público, de informar de novedades al instante, etc).

Alejándonos de pesimismos que no nos llevan a ninguna parte, he decido crear este post para ese 41% que todavía no tiene web corporativa y parte de ese 59% al que le conviene revisar si su web está preparada para los tiempos que corren. En principio, vamos a estudiar sólo la apariencia externa (lo que ve el cliente), las necesidades internas las dejamos para otro post. Por eso, ¿qué debe tener mi web corporativa y de qué debo huir?

SI

  1. Dominio propio
  2. Diseño actual y sencillo
  3. Estructura enfocada al usuario
  4. Contenidos de calidad y actualizados
  5. Herramientas para interactuar con el usuario
  6. Página de contacto visible y completa
  7. Versión móvil
  8. Imágenes de calidad
  9. Tipografía común y legible

NO

  1. Dominio difícil de recordar y gratuito
  2. Imágenes de azafatas sonriendo
  3. Ausencia de perfiles en redes sociales
  4. Tecnicismos que sólo los que los han escrito saben descifrarlos
  5. Introducción en Flash
  6. Sesión de chat inactiva
  7. Música o sonido de fondo
  8. Direcciones de email gratuitas
  9. Publicidad no relacionada y abusiva
  10. Secciones en construcción

Seguro que has visto muchas webs con cosas que detestas. ¿Nos dices algunos elementos que nunca deben estar en una web corporativa?